Del mismo modo que las primeras grandes cafeteras expreso, el invento de la cafetera napolitana fue reivindicado por los italianos cuando se desarrolló en Francia en el siglo XIX como máquina de café de filtro.

Consta de 2 partes metálicas: en la inferior se hierve el agua, en la superior se retiene el café por un filtro. Cuando el agua hierve, se da la vuelta y el agua corre sobre el café molido.

El empleo de semejante máquina de café da un exquisito café en pequeñas cantidades.

No obstante, esta clase de máquina de café no es común y los mejores modelos de acero inoxidable son bastante difíciles de localizar. Es durable pues no hay partes débiles, ni piezas que sustituir, ni juntas o bien arandelas que adecentar, ni cables eléctricos.

Familiarizarse con la cafetera napolitana

Con esta máquina de café, el éxito se encuentra en la elección de la molienda, que ha de ser del género de filtro. No obstante, las dos partes están horadadas, y el tamaño de los orificios cambia conforme el fabricante. En el caso de una marca, prefiera un molido fino a medio, (un molido estándar de “filtro” ha de ser fino).

No siempre y en todo momento es obvio cuando el agua está suficientemente caliente para poner el contenedor boca abajo. Ciertas personas calientan el tubo de agua y ponen la cesta de café y el tubo vertedor solo cuando el agua está caliente.

Si el aparato se monta de este modo en el último instante, hay que llevar cuidado de no quemarse: se aconseja de forma encarecida un mango no metálico.

En ciertos modelos, al dar la vuelta al aparato, pueden escaparse ciertas gotas de agua del cilindro de vapor que, en este punto, se halla en la parte inferior de la parte superior del aparato. Si alineas el orificio con el caño de abajo, las gotas van a caer en él.

Una vez preparado y servido el café, se deja enfriar la máquina de café ya antes de separar las 2 partes para limpiarlas, puesto que están de manera estrecha entrelazadas: al enfriarse, se contraen y por tanto es menos probable que se quemen al estimar separarlas.

¿De qué forma escojo una cafetera napolitana?

Si desea adquirir una cafetera napolitana, escoja una que sea robusta, preferentemente de acero inoxidable, y de ser posible con un mango de madera o bien cubierto de plástico. Puedes hallar geniales modelos on-line.

Las perforaciones de la cesta de café pueden cambiar de una marca a otra, mas normalmente, cuanto más pequeños son los orificios, más simple es hacerlos.

Ilsa Napolitano Cafetera, Metal, Plateado, 11x17x16 cm
  • En acero inoxidable
  • Para 3 tazas
  • para café napolitano

Última actualización de 2024-06-11 sobre los productos de Amazon. Nos encargamos de proporcionarte la información más actualizada del producto.

¿De qué manera se emplea una cafetera napolitana?

Si es la primera vez que usa esta máquina de café, mida la capacidad del tubo sin el pico. Para preparar el café, llene este tubo con agua, y después ponga el café molido en la “cesta”: si el café pasa por los orificios del fondo, quiere decir que la molienda es demasiado fina y también inservible.

Sé espléndido con el café, singularmente si solo haces café para una o bien 2 tazas. La cantidad deficiente deja pasar el agua en vez de retenerla lo bastante a fin de que se genere la extracción.

Si el molido es bueno, pone la cesta de café en la olla llena de agua y fija la parte con el pico del revés. El procedimiento de fijación cambia conforme el fabricante, mas ha de ser hermético.

Ponga la máquina de café a fuego lento o bien medio y espere a que el agua hierva. No siempre y en toda circunstancia es simple saber en qué momento comienza a hervir el agua del recipiente inferior, salvo, evidentemente, cuando sale algo de vapor del recipiente inferior.

Retira la máquina de café del fuego y espera hasta el momento en que el agua deje de hervir. Dale la vuelta, teniendo cuidado de no tocar los lados calientes, y colócalo en una superficie resistente al calor. El agua se filtrará a través del café a lo largo de unos tres minutos y va a caer en el tubo inferior, que ahora tiene un pico.

Si el caño está suficientemente bajo en el tubo, no va a haber necesidad de revolver el café en tanto que, al servirlo, se mezclará con el resto. No obstante, si el caño está en lo alto, deberá eliminar la parte superior del caño y la cesta de café y revolver el café ya antes de servirlo.

Si bien la cafetera napolitana está desarrollada para calentarse en un quemador, no la sostengas encendido, ni tan siquiera a fuego lento, en tanto que esto estropearía el aroma del café.

Eso sí, si te apetece otro tipo de cafeteras italianas, revisa el enlace anterior.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
La Cafetera Perfecta

Entradas recientes

Viaje por las mejores cafeterías del mundo

¡Viajemos juntos! Te invito a embarcar en un recorrido por las mejores cafeterías del mundo,…

12 meses hace

Personaliza tu cafetera: Ideas y consejos

¿Por qué personalizar tu cafetera? Imagina por un momento que te despiertas cada mañana, te…

12 meses hace

Las mejores aplicaciones móviles para los amantes del café

¿Eres de los que necesitan una taza de café para arrancar la mañana, de los…

12 meses hace

El proceso de tostado del café: Cómo influye en el sabor

Imagina ese aroma matutino que invita a despertar, el gusto sofisticado de un líquido oscuro…

12 meses hace

Café y productividad: ¿Cómo influye el consumo de café?

¿Por qué el café y la productividad? Imagina que estás al inicio de tu jornada…

12 meses hace

5 razones por las que invertir en una buena cafetera vale la pena

Imagina por un momento, una mañana fresca, cuando el rocío todavía besa las hojas, y…

12 meses hace

Esta web usa cookies.

Leer más